DIEZ SUPLICAS DEL PERRO AL HOMBRE

DIEZ SUPLICAS DE UN PERRO AL HOMBRE
Primera Mi vida durará solamente de l0 a 15 años. Cada separación de ti, es para mí muy dolorosa. Piensa en ello antes de adoptarme.
Segunda No soy tu símbolo económico, tampoco soy tu juguete. Quiero ser tu compañero, tu amigo, tu guardián.
Tercera Dame tiempo para entender lo que quieres y lo que esperas de mi. Demuéstrame que confías en mi y no me trates como a un ser sin cerebro. Mi amor por ti será mi recompensa. Cuarta Si estás enfadado no me utilices como el pararrayos de tus sentimientos. Si he hecho algo mal, no dejes que tu enfado conmigo dure eternamente, porque no lo hice con intención de molestarte.
Quinta Habla de vez en cuando conmigo. Aunque no comprendo tus palabras completamente, comprendo tu voz cuando se dirige a mi. Recuerda: TU TIENES TU TRABAJO, TUS DIVERSIONES. ¡YO SOLO TE TENGO A TI!
Sexta Me traten como me traten, nunca olvido.
Séptima Antes que tus manos me castiguen, piensa que mis mandíbulas pueden destrozar tus manos, pero tienes que saber que yo NUNCA LO HARÍA.
Octava Antes de reñirme diciendo "No sirves para nada, piensa: quizás la comida no era la adecuada, y me sentó mal, quizás me dejaste mucho tiempo al sol, quizás mi corazón ya es muy viejo.
Novena Preocúpate de mí y cuídame cuando sea viejo. Recuerda que tu también llegarás a ser viejo.
Décima Acompáñame en mi último camino, nunca digas: "no puedo, no puedo ver esto..." tampoco digas: "háganlo cuando yo haya salido de la consulta..." ¡TODO ES MAS FÁCIL CONTIGO!
Firmado: Tu perro
Autor: Anónimo

LEYES GATUNAS

LEYES GATUNAS
Autor: Gena Icazbalceta
Los gatos son de los animales más mitificados que existen, es increíble la cantidad de prejuicios y sabotajes a los que se enfrentan. Pero bueno, un poco de humor no está de más de vez en cuando. Así que he aquí algunas “leyes gatunas” que no hacen más que caricaturizar el comportamiento insoportablemente independiente de este encantador felino. •Ley de la inercia gatuna: Un gato en reposo seguirá en reposo hasta que sea movido por alguna fuerza exterior, algo así como el ruido de la apertura de una lata de comida para gatos.
•Ley del movimiento gatuno: Un gato siempre se moverá en línea recta a no ser que tenga una muy buena razón para cambiar de dirección, como por ejemplo la apertura de una lata de comida para gatos.
•Ley del magnetismo gatuno: Los abrigos, las americanas y los jerséis atraen el pelo de gato en proporción directa a la oscuridad de la pieza.
•Ley de la termodinámica gatuna: El calor se transfiere de un cuerpo caliente a uno frío excepto en el caso del gato, en el que cualquier tipo de calor se transfiere al gato.
•Ley de estiramiento gatuno: Un gato siempre se estirara en una longitud directamente proporcional a la duración de la siesta hecha.
•Ley del dormimiento gatuno: Todo gato intentará dormir con humanos siempre que sea posible, y en una posición que sea lo más incomoda posible para estos.
•Ley de la elongación gatuna: Un gato puede alargar su cuerpo lo suficiente para alcanzar cualquier sitio que contenga alguna cosa mínimamente interesante para él.
•Ley de la aceleración gatuna: Un gato acelerará su velocidad constantemente hasta que le parezca bien y se pare.
•Ley de servicio de mesa: El gato será servido de todas las cosas buenas que hay en la mesa a la hora de cualquier comida. •Ley de la configuración de las alfombritas: Ninguna alfombrita permanecerá en su estado plano natural demasiado tiempo. •Ley de la resistencia gatuna a la obediencia: La resistencia de un gato varia en proporción directa al deseo humano de que haga algo concreto.
•Primera ley de la conservación de la energía: Dado que los gatos saben que la energía ni se crea ni se destruye, usan la menor cantidad de energía posible.
•Segunda ley de la conservación de la energía: Los gatos saben asimismo que la energía solo puede almacenarse haciendo muchas siestas.
•Ley de la observación del refrigerador: Si un gato observa detenidamente un refrigerador durante tiempo suficiente, conseguirá que alguien venga y le de algo bueno de comer. •Ley de atracción de la manta eléctrica: Enchufando la manta eléctrica se conseguirá que el gato suba a la cama a la velocidad de la luz.
•Ley de la búsqueda aleatoria de confort: Un gato siempre buscará, y normalmente encontrará, el lugar más confortable de una habitación dada.
•Ley de la ocupación de la bolsa/caja: Toda caja o bolsa dejada en una habitación, será ocupada por un gato en el primer momento posible.
•Ley del desconcierto gatuno: La irritación de un gato crece en proporción directa al desconcierto que le proporciona la risa humana.
•Ley de consumo lácteo: Aunque este harto, un gato siempre podrá beber su peso en leche solo para demostrarte que puede hacerlo.
•Ley de las fundas: El deseo de un gato de arañar cualquier sofá es directamente proporcional a valor de este.

WEB PERROS PERDIDOS Y ENCONTRADOS

WEB PERROS PERDIDOS Y ENCONTRADOS
Hola amigos. Buscando algunos datos por internet he encontrado una pagina web muy interesante y necesaria para cuando perdemos un perrito/a o lo encontramos. Tenemos tres apartados: - Perros perdidos, *provincias donde hay perros que han perdido a su dueño *provincias donde se han encontrado perros que han perdido a su dueño -Notifique una perdida *¿Ha perdido a su perro?¿Ha encontrado un perro sin dueño? -Notifique un reencuentro *¿Ha localizado a su perro o al perro del cual notificó su perdida?

TESTAMENTO DEL PERRO


TEXTAMENTO DEL PERRO
"Yo, Siherden Emblem O'Neil (a quien mi familia y amigos llaman Blemie) a consecuencia de mi edad y de las enfermedades que me agobian transmito a la mente de mi amo lo que deberá ser mi ultima voluntad y testamento. En el aspecto material, tengo poco que dar, los perros somos más sabios que los hombres, y no conferimos gran valor a los objetos, los perros no desperdiciamos la vida acumulando propiedades, ni sufrimos de insomnio preocupándonos por como conservar lo que tenemos, y adquirir lo que deseamos. No tengo nada valioso que dar, excepto mi amor y mi fe, y eso lo lego a quienes me amaron. Pido a mis amos, que me recuerden siempre, pero que no lamenten mi partida, durante demasiado tiempo, durante toda mi vida procuré ser un consuelo en los tiempos difíciles, y un motivo adicional de alegría, me resulta amargo pensar que mi muerte pueda causarles dolor. Ahora que estoy ciego, cojo, sordo y hasta mi olfato me falla, siento que la vida me castiga por quedarme aquí más tiempo del conveniente, debo despedirme antes que me convierta en una carga para mí mismo, y para todos los que me aman, será una pena dejarlos, pero los perros no tenemos miedo a la muerte, la aceptamos como parte de la vida ¿Quién puede saber que hay después de la vida? Junto con todos mis compañeros dálmatas que son mahometanos devotos, me gustaría saber que hay un Paraíso en el que siempre es uno joven, donde todo el día juega uno con hermosas perras llenas de manchas; donde cada hora feliz es hora de comer, un lugar donde todas las noches hay un millón de chimeneas encendidas, y ante las cuales puede uno enroscarse, parpadear, soñar y recordar los viejos tiempos pasados en la Tierra, y el amor de nuestros amos. Pero temo que es demasiado pedir, hasta para un perro como yo. Pero al menos estoy seguro de la paz. Quiero hacer una última petición. He escuchado decir a mi ama: "cuando muera Blemie no volveremos a tener otro perro". Por lo que me ha querido yo le pido que tenga otro, no volver a tenerlo, seria un tributo muy pobre a mi memoria. Me gustaría sentir que habiéndome tenido ya no podrá vivir sin un perro. A el le dejo mi collar, mi correa, mi suéter y mi gabardina, y una última palabra de despedida, siempre que pasen por mí tumba piensen con felicidad: Aquí yace aquel que nos amó. Eugene o'Neil, con su grandísimo talento, quiso interpretar los sentimientos de su perro Blemie, que estaba próximo a morir, y a quien toda la familia amaba entrañablemente, y escribio algo muy bello llamado "el testamento de blemie" para consolar a su esposa, cuando el perro muriera.

¿COMO PUDISTE?

¿Cómo pudiste? Cuando yo era un cachorrito yo te entretenía con mis travesuras y te hacía reír. Tu me llamabas tu niño y a pesar de que te mordí un sinnúmero de zapatos y te destruí un par de almohadas, yo me convertí en tu mejor amigo. Aunque yo era "malo" tu me señalabas con tu dedo tembloroso y me preguntabas "¿Cómo pudiste?", pero luego tu cedías y me tomabas para rascarme la barriga. Mi cuidado de la casa fue mas corto de lo que yo esperaba, debido a que tu estabas terriblemente ocupado, aunque trabajábamos juntos. Yo recuerdo aquellas noches contigo en la cama y me acariciabas la nariz, escuchándote tus confidencias y tus sueños secretos y yo creía que la vida no podía ser más perfecta. Nosotros hacíamos largas caminatas y corríamos en el parque, montábamos en carritos y parábamos para tomar un helado (yo sólo tenía el cono), porque tu me decías "el helado es malo para los perros". Yo tomaba largas siestas bajo el sol, esperando por tu regreso a casa al finalizar al día. Gradualmente tu empezaste a gastar más tiempo en tu trabajo y en tu carrera y más tiempo buscando un compañero humano. Yo esperaba por ti pacientemente, confortándote tu roto corazón y tus desplantes. Nunca te reprendí acerca de tus malas decisiones y celebraba con júbilo tu regreso a casa y cuando estabas enamorado. Ella, ahora tu esposa no es una "persona perro" todavía le doy la bienvenida a ella en nuestra casa, tratando de mostrar afecto y obedeciéndole. Yo era feliz, porque tú eras feliz. Entonces los bebés humanos llegaron y yo compartí contigo lo excitante de esto. Yo estaba fascinado con sus travesuras, con su olor y yo quería ser la madre de ellos también. Solamente ella y tu se horrorizaban de que yo pudiera hacerles daño y yo pasé mucho tiempo desterrado en otra habitación o en el guacal para perros. ¡Oh! cuánto los amaba, hasta convertirme en un prisionero de amor. Cuando ellos comenzaron a crecer, yo me convertí en su amigo, los lamía, mientras ellos galopaban sobre mi espalda; con sus dedos urgaban mis ojos y mis orejas, dándome, además besos en mi nariz. Yo ame cada cosa de ellos, sus caricias - porque tus caricias ahora son infrecuentes - y yo hubiera defendido la vida de ellos, con mi vida si hubiera sido necesario. Me gustaba meterme en sus camas y escuchar sus temores y sus sueños secretos y todos juntos esperábamos el sonido de tu carro en la calle. Hubo una época, cuando otros te preguntaban si tu tenías un perro, tu sacabas mi foto de la billetera y les contabas historias sobre mí; pero desde hace pocos años tu respondes sólo sí y cambias de tema. Yo había pasado de ser "tu perro" a ser sólo "un perro", y tu te quejabas de cada gasto sobre mi mantenimiento. Ahora tu tienes una nueva oportunidad de carrera en otra ciudad y tu y ellos se estarán mudando a un apartamento donde no permiten perros. Tu has tomado la correcta decisión por "tu familia", pero hubo una época en la que yo era tu única familia. Yo estaba excitado montado en el carro, hasta que llegamos a la perrera. Me olía a perros y a gatos. Tu llenaste el formulario de entrada y dijiste: "yo se que ustedes encontraron un buen hogar para ella"; ellos encogieron los hombros y le te hicieron un guiño. Ellos entendieron la verdadera cara de un perro de mediana edad. Tu tuviste que separar los dedos de tu hijo abrazado a mi collar cuando él gritó "¡no papá, no permitas que ellos se queden con mi perro!". Yo quede preocupada por él, pero que lección la que tu aprendiste de tu hijo, acerca de la amistad y de la lealtad, acerca del amor y de la responsabilidad y acerca del respecto por toda forma de vida. Tú me diste un adiós, acariciando mi cabeza, mirándome a los ojos y educadamente rehusándote a tomar mi collar y traílla contigo. Tú tenías un límite de tiempo para este tiempo y ahora, yo también lo tenía. Después de que tu me dejaste, dos lindas señoras dijeron que tu probablemente sabías que te mudarías meses atrás y no habías hecho el intento de encontrarme un buen hogar; ellas acentaron sus cabezas y se preguntaron ¿Cómo pudiste?. Hay cierta cortesía en la perrera para nosotros, siempre y cuando los complicados horarios lo permiten. Ellos nos dan de comer por supuesto, pero yo perdí mi apetito hace días, casi siempre alguien pasa frente a mi corral, yo me precipito esperanzada de que fueras tu - que has cambiado de parecer - lo que fue un mal sueño, o yo esperaba a que fuera alguien con caridad, que pudiera salvarme. Cuando yo me di cuenta, yo no podía competir por la atención con las travesuras de los cachorros felices. Obviamente, me desvanecí y me retraje a una esquina lejana a esperar. Yo escuché los pasos de ella, cuando vino a recogerme al final del día y yo chapotié a través de un ala lateral después de que ella me puso en una habitación separada. Una feliz y tranquila habitación, ella me acompañó, revisó mis orejas y me dijo que no me preocupara. Mi corazón latía más rápido de lo acostumbrado, pero también había una sensación de realidad. El prisionero de amor volvió en días. Como es mi naturaleza, yo estaba inquieto acerca de ella. Descubrí la pesada carga que ella llevaba sobre sí; a pesar de que lo disimulaba con humor. Ella gentilmente colocó un torniquete alrededor de mi brazo y yo lamí su mano, de la misma forma que lo hacía para confortarte años atrás. Ella expertamente me aplicó una inyección con su aguja hipodérmica en mi vena y yo sentí un punzón y un líquido fresco corriendo a través de mi cuerpo, yo caí en sueño profundo mirando sus lindos ojos, murmurando: ¿Cómo pudiste? Sin embargo a que ella entendió mi hablado de perro, ella manifestó "lo siento tanto". Ella me abrazó y rápidamente me explicó que era su trabajo y que para estar segura yo iría un mejor lugar, donde yo no sería ignorada, o abusada o abandonada y no tendría que ganarme la vida por mi misma. Un lugar de amor y de luz, muy diferente a este lugar terreno. Con un último trozo de energía yo traté de expresarle a ella con la punta de mi cola que mi ¿Cómo pudiste?, no estaba dirigido a ella, era para ti. Yo creeré en ti y te esperaré por siempre. Podría alguien en su vida continuar para mostrarle lo mucho de su lealtad. Jim Willis tiergarten@onebox.com [Translated from the original English by Henry Cuevas of Bogatá, Colombia] http://jimwillis0.tripod.com/tiergarten/id5.html Obtenido de: http://www.animanaturalis.org/modules.php?goto=Svst18_738

CARTA DE UN PERRO A SU AMO


" Ahora eres mi amo y sólo te pido amor " Has decidido hacerte responsable de mí y me siento agradecido por la determinación. Existirá entre ambos un secreto pacto de confianza que jamás será quebrantado de mi parte. Deberás comprenderme por algún tiempo, acabo de separarme de mi madre y de mis hermanos. Me notarás desorientado, inquieto y algunas veces me verás ...llorar. Sí, los extraño. Compréndeme y yo te comprenderé luego por muchos años. Seré tu mejor amigo, entenderé tus cambios de humor, tus alegrías, tus días buenos y los malos, estaré a tu lado acompañándote en tu soledad y en tu tristeza y te trataré siempre con el mismo amor, con la misma lealtad. Lameré la mano con que me castigues, porque mi capacidad de perdón es infinita, pero no me castigues, enséñame. Desconozco los detalles que puedan irritarte y deseo complacerte en todo para que te sientas orgulloso de mí, cuando me veas echado a tus pies, cuando camine a tu lado por la calle, como tu sombra más fiel. Quiero responder a ese ideal de perro, que tanto anhelabas, pero de pende de ti, seré el reflejo de tu modo de educarme y de tratarme. Ayúdame a no defraudarte. Si me tratas con violencia ...seré agresivo. Háblame, entiendo cada una de tus palabras aunque no te conteste con el mismo lenguaje. Aprende a leer mis ojos y comprenderás cuánto te entiendo, sé que eres una buena persona. ¿ Qué piensas tú de aquellos que no aman a los animales? Estoy seguro que me cuidarás con amor. Eres mi amo. Poco a poco nos haremos buenos amigos, nos conoceremos y nos respetaremos por igual. Mira ...cuando el primer hombre apareció en la tierra, el resto de los animales creían que era otro animal, sin embargo, tenía " Alma" , medita sobre esto. El hombre manifiesta su alma, a través del lenguaje, nosotros a través de nuestros actos. No olvides nunca, mi amo, que a mi manera te amo. Durante más de 10 años estaré junto a ti, creceremos juntos, compartiremos tantas y tantas cosas y el día que me vaya a vivir a alguna estrella, mira el cielo con frecuencia porque siempre te estaré mirando. Pero quiero decirte algo: no dejes mi cama vacía, hay otro cachorro esperándote, al cual llegarás a amar tanto como a mí, no quiero en mi testamento una cuna vacía. Ahora bien, no pensemos en ese día, hazme una caricia y juega un ratito conmigo. Tenemos muchos años por delante para hacernos felices. " Firmado: Tu perro Autor anonimo

NO NECESITAN ALAS PORQUE DIOS SABE QUE ELLOS PREFIEREN CORRER

...No necesitan alas porque Dios sabe que ellos prefieren correr… El les da campos, campos, campos y campos. Cuando recién llegan al cielo sólo corren. Es la libertad. El paraíso de los gatos tiene lagos grandes, de aguas claras, llenos de gansos que cantan, que baten sus alas y juegan. A los gatos les encanta; corren al lado del agua… y dios los mira desde atrás de un árbol y sonríe. Allí hay niños, por supuesto, niños ángeles. Dios sabe que los gatos aman a los niños más que a nada el mundo, por lo tanto el llena el paraíso de los Gatos con muchos niños. Hay niños en bicicletas y niños en patines. Hay niños arrojando una pelota roja y niños elevando barriletes a través de las nubes. Los gatos están allí y los niños los aman. Ah! y las galletas de gatos… Galletas y más galletas, tantas como podamos ver. Dios tiene sentido del humor y hace galletas con divertidas formas para Sus gatos. Hay galletas con formas de pescaditos, de ardillas, de conos de helado, de sándwich de salmón. El da vuelta hacia fuera a las nubes para hacer camas blanditas para los gatos y cuando están cansados de correr y maullar y de comer galletas de sándwich de salmón, encuentran una cama de nubes para dormir, entonces se acurrucan y duermen y hacen ron ron. Los Gatos en el Paraíso casi siempre han pertenecido a alguien en la Tierra y, por supuesto, ellos lo recuerdan. El Paraíso esta lleno de recuerdos. Por eso alguna vez un ángel llevará un gato de vuelta a la Tierra en una corta visita, y silenciosamente, invisiblemente, el olfateara su antiguo patio, investigara al perro del vecino, seguirá al niño hasta la escuela, se sentará en el frente de su casa y esperará al cartero. Cuando este satisfecho de que todo esta bien, ellos regresaran al Paraíso, cerca de Dios que es Quien los hizo
No hay ninguna entrada.
No hay ninguna entrada.